martes, julio 16, 2013

Vistazo Crítico 117: El arte en la frontera: Cúcuta y dos importantes salones.

Colectivo Insumisión (Jonattan Gorrin y Hadrys Morales). Neo-inquisición. Fotografía digital. 2013.

EL ARTE EN LA FRONTERA: CÚCUTA Y DOS IMPORTANTES SALONES.*

Tenemos por costumbre, por cierto una muy mala costumbre, que cuando hablamos del arte contemporáneo en Colombia, lo suscribimos y restringimos a lo que pasa en Bogotá y escasamente ampliamos con poca generosidad, esa mirada restringida a otras ciudades como Cali y Medellín. Lo que sucede en el resto del país, se desconoce y parece que no sucede nada. Y el Periódico ARTERIA en su edición 39 contribuye a romper con esa mala costumbre. Los Salones Regionales, desde hace años han llenado de una u otra manera eso vacíos. Bravo para el Ministerio de Cultura.  Pero aún poco se conoce o más bien se reconoce lo que acontece en región. Desde hace algunos años, gracias al dispositivo implementado por el Ministerio de Cultura (otro bravo por el ministerio), se consolidó e impulsó en región unos grupos de trabajo que venían ya haciendo algo, recogiendo una tradición fuerte e intensa y se articul este﷽﷽﷽﷽﷽croix. n elras y dibujuna tradicierio), se consolid por el Minsterio de Cultura,  Cali y Medellacroix. n elras y dibujó con los “laboratorios regionales”, liderados en su mayoría por el maestro Miguel Huertas y su equipo de la Unidad de Arte y Educación de la Universidad Nacional de Colombia.

En el 2006 mediante esos laboratorios en Santander y Norte de Santander, pude conocer a artistas muy importantes, como Jorge Torres, Neryth Yamile Manrique, Gabriel Castillo López, Óscar Iván Roque y Hernando Cruz entre otros que sería largo nombrar y futuros gestores culturales como Néllyda Ámparo Cárdenas Clavijo. Esta última miembro muy activa de la  Asociación de Artistas Plásticos de Norte de Santander Grupo Salvador Moreno, y quien organiza con mucho profesionalismo contando con el apoyo de la empresa privada, las autoridades regionales y el Ministerio de Cultura, buena parte de las actividades artísticas de Cúcuta como el Salón del Agua y el Salón de Fotografía “Pedro Miguel Román”.

Precisamente este texto dará cuenta de la 7ª versión del Salón del Agua y de la 4ª versión del Salón de Fotografía realizados durante el mes de junio y julio del presente año. Hecho a destacar sobre todo porque en Cúcuta no existe una Escuela de Artes, lo que no ha impedido para nada el desarrollo artístico y cultural de la ciudad, que se complementa muy bien con lo que sucede en Pamplona y Bucaramanga dos ciudades importantes de la región. Quizá la cercanía por obvias razones con Venezuela y su contacto con artistas y gestores de Caracas y Maracaibo han hecho de Cúcuta una ciudad muy activa, artísticamente hablando.


VII SALÓN DEL AGUA.

Un Salón de Arte que se desarrolle bajo un tema es algo complejo. Y más complejo aún cuando este salón se desarrolla bajo el tema que es la esencia misma de la empresa que patrocina el salón. Sin embargo los organizadores han sabido conservar la autonomía y la gerencia de la empresa patrocinadora ha entendido esto. Hasta ahora este matrimonio entre la empresa privada y las asociaciones de artistas independientes en Cúcuta ha dado resultado y esperamos continúe así.  Esta versión del Salón del Agua, muy nutrida por su amplia participación, 105 concursantes que acudieron a la convocatoria, es muestra del interés cultural creciente del campo artístico local, que ha contado con el apoyo incondicional de Aguas Kapital (empresa privada) y la gestión de los miembros de la Asociación de Artistas Plásticos de Norte de Santander Grupo Salvador Moreno. Es de anotar que este tema ha sido tratado de manera amplia en cada versión del Salón y no se ha restringido a ninguna técnica en especial. Pues como le oí decir a varios artistas de la región: “han querido limitarlo a un salón de pintura” lo que  sería una verdadera tontería teniendo en cuenta que el arte contemporáneo no se define por una técnica. Por fortuna, el gerente de la empresa Hugo Iván Vergel , que tiene clara visión humanista, ha entendido que el apoyo económico no significa injerencia en la autonomía de la organización y conceptualización del salón, lo que hace prever que a futuro el Salón seguirá consolidándose con una mirada cada vez más amplia del arte contemporáneo.

María Belén Hernández. "Temas Aguados". Instalación. 2013. 

Esta versión del Salón contó con la participación de un jurado conformado por reconocidos artistas como Carlos Alarcón y José Orlando Salgado, y quien escribe este texto. La selección no fue nada fácil y finalmente pudimos escoger las 43 obras que integrarían la selección final de este concurso. Se realizó una rigurosa selección, manteniendo una cierta objetividad y apoyados en los criterios de selección  anonimato de los participantes. Se escogieron diez obras que obtuvieron mención y dos primeros premios. Las obras seleccionadas se apoyan en varias técnicas de arte contemporáneo como la fotografía, la instalación, la escultura, el dibujo, el vídeo y la pintura principalmente.

El Salón se desarrolló en un espacio con buenas condiciones de exhibición en la Biblioteca Julio Pérez Ferrero y el montaje estuvo a cargo del artista Jorge Hernández y su asistente John Edward Lawrence. Dentro de las obras premiadas fueron: “Reservas” del Colectivo Eón, donde aparece representada una cantimplora, en medio de un paisaje. La sencillez conceptual y evidente de esta obra así como su ejecución pictórica, hizo que el jurado se inclinara por esta obra. Otro de los premios fue el del artista Oscar Iván Roque titulada “La maleta del Chaman”: una maleta de madera, finamente elaborada, recogía una serie de frasquitos, dibujos, pinturillas y otras cantidad de objetos, que recordaban a las maletas de los pintores de la época de la exploración  botánica. La carga conceptual de esta obra hizo que se destacará sin lugar a dudas.

Otras obras que vale la pena mencionar son la instalación “Jardinero” de los artistas Juan Carvajal y Guillermo Alvarado: en ella el espectador podía ver una especie de bodegón real conformado por una silla de madera, una jarra y un platón de aluminio. Los mismos objetos estaban representados en la pared mediante un dibujo realizado en papel adhesivo pero con dos personajes que se sirven de los objetos, uno de ellos sobre la silla y el otro en el platón recibiendo el agua que sale de la jarra y cae sobre su cuerpo. Un dispositivo muy sencillo lleno de mucho humor.

Dubis Rodríguez con su obra fotográfica “Eco-Lógico” muestra una serie de 12 módulos donde se aborda el tema del paisaje marino, pero no de una formal banal, sino por el contrario conformando una especie de diario visual de lugares que tiene un impacto ecológico. La cerámica “Vaso para dos” del artista Carlos A. Mantilla, tiene la virtud de mostrarnos un tubo que cañería que se  convierte en una pieza muy bella.

 Carlos Alarcón, Ricardo Arcos-Palma, Néllyda Amparo Cárdenas, Alexandra Morelli y Florencia Alvarado. Foto: José Orlando Salgado.

La obra “What the wáter gave me” de Néstor Blanco es otra obre muy interesante por la ironía y humor: un patito de hule real, “yace” al lado de un desaguadero de baño. El patito parece deshacerse en los amarillos y rojos que salen de su cuerpo en pintura chorreándose hacia el desaguadero. La fotografía de Juan Pablo Choen “Pura Vida”, no sorprende tanto por el tema (una tortuga sumergiéndose en el agua), sino por la factura impecable de la fotografía que hace de esta pieza un excelente obra. La instalación de Tatiana Rueda titulada “El futuro Rey de Sión”, estaba constituida por una placa de metal oxidado del tamaño de una puerta y una serie de barquitos de papel de colores amarillos, violetas, rojos y azules que se desprenden de la puerta y van a terminar en un balde de agua. Obra sencilla pero con una carga poética indudable. La pintura de Jenny Carolina Vargas “Sedienta” realizada con mucha ingenuidad y una carga erótica muy evidente muestra dos mujeres desnudas con sus lenguas como grandes protagonistas, tomando del agua insaciablemente.

Pero de este salón hay una obra que quiero destacar, aunque solamente obtuvo mención: “Temas Aguados” de la artista María Belén Hernández. Esta obra me sorprendió sobre manera por el hecho que es muy contundente conceptualmente y formalmente: una repisa pegada en la pared, soporta varios libros, una pecera y una botella de agua. En la pecera hay un pez vivo. Los libros aluden por sus títulos a temas relacionados con el agua. Esta obra muy simple, sencilla y evidente, es a mi juicio la mejor del salón. Digna de cualquier sala internacional. El espectador no puede sino sonreír ante tal obra y sentirse atraído a meterse en esas historias del agua que recuerdan lo que Gastón Bachelard en la poética del agua insistía sobre la liquidad del lenguaje. Además esta obra no está para nada lejos de lo que Hal Foster denominó el giro textual del arte contemporáneo. Textual no por el hecho de haber incluido libros, por supuesto, sino por el hecho de insistir en una cierta literalidad y evidencia de lo que se ve y se quiere transmitir: el arte contemporáneo en efecto no solamente se ve sino que se lee. Ya Marcel Duchamp había insistido mucho al respecto frente a la pasividad retiniana de la obra pictórica.


Equipo de trabajo con grupo de jurados. Biblioteca Julio Pérez Ferrero. Cúcuta.

Para futuras versiones, sería muy interesante que los organizadores del salón entraran en la óptica del curador invitado, quien bajo una  visita previa a los interesados en participar en el salón realiza una selección rigurosa con una propuesta conceptual realizada con anterioridad. Así los artistas participantes reciben una bolsa de ayuda económica para la realización de la obra que se expondría al final como resultado de la investigación-creación, con la ayuda del curador. Así se terminaría con la figura del premio, que sigue generando rencillas y habladurías en el medio artístico y más bien se impulsaría la distribución de recursos a la ejecución de obras de los artistas participantes. Es decir que los artistas ya entrarían premiados a participar en la exhibición de la obra. En fin no es sino una opinión, pero creo que merece tenerse en cuenta.


IV SALÓN DE FOTOGRAFÍA “PEDRO MIGUEL ROMÁN”.

La fotografía como práctica del arte contemporáneo, es ya en el mundo entero un espacio plástico y conceptual para reflexionar sobre el lugar de la imagen en la sociedad. La imagen fotográfica hoy, ocupa un lugar esencial en nuestras vidas cotidianas, sobre todo  cuando las redes sociales y los medios digitales han logrado democratizar el uso de este medio. Hoy todos, o casi todos tienen de una u otra manera acceso a la práctica fotográfica: los teléfonos móviles y la conexión en red satelital, han generado una fotograficidad ampliada: todo es absolutamente fotográfico, han insistido los teóricos como François Soulages.

Ahora bien, la fotografía como práctica artística es un asunto aparte. Pocos son los que logran hacer de este medio, un lugar y un objeto singular que podemos llamar sin temor, obra de arte. Y es precisamente esas obras que el IV Salón de Fotografía “Pedro Miguel Roman” ha querido exaltar, mediante una convocatoria pública, a la cual respondieron artistas, fotógrafos, amateurs y profesionales de la imagen. De las propuestas recibidas para el concurso fueron treinta y nueve (39), las cuales, abordan la fotografía y lo fotográfico de distintas maneras.

Tras revisar las bases del concurso, el jurado conformado por los artistas Florencia Alvarado (Venezuela), José Orlando Salgado y quien escribe este texto, realizamos una pre-selección de las obras que se ajustaban a los requerimientos del mismo. De las obras seleccionadas, se otorgaron tres (3) premios y diez (10) menciones. Esta obras que conforman la exposición que se inauguró en un acto público el viernes 7 de junio del presente año.  Los criterios de selección fundamentales en los cuales los jurados se basaron fueron: calidades formales y técnicas, fundamentación conceptual, anonimato de las obras, relevancia frente a las otras obras, apuesta experimental y problematización de lo fotográfico.

De esta manera Cúcuta sigue los pasos de espacios ya consolidados como los que se desarrollan en Madrid y Bogotá por citar dos ejemplos, donde la exposición es acompañada por actividades pedagógicas de talleres y conferencias dictadas por los jurados de esta versión. Así se va consolidando poco a poco, un evento artístico que cada vez más se articula con las prácticas artísticas del arte contemporáneo.

Obras que se destacan de esta muestra son: “Noches de Venezuela” de Carmen Lisbeth Niño donde sutilmente se alude mediante nueve módulos que representan con velas encendidas amarillas, azules y rojas a la bandera de la República Bolivariana de Venezuela. El símbolo patrio es aquí simplificado y resignificado como una luz que se apaga en una oscuridad profunda. Muchas lecturas se pueden hacer sobre esta obra, pero sin duda alguna la más fuerte es la que tiene que ver con la realidad política y social del vecino país.

 Los artistas Alexandra Morelli y María Belén Hernández. Los jurados José Orlando Salgado y Florencia Alvarado. Jhon Edward Lawrence, asistente de montaje. Foto: Pepe Armetax.

La fotografía de María Alexandra Morelli titulada “Entre líneas” es un retrato urbano conformado por varios módulos. Aquí cada módulo revela las cuerdas del alumbrado público que aún existe en buena parte de nuestras ciudades donde con el tiempo se han posado una “pelusas” mezcla de hierba y polvo, creando unas extrañas formas que parecen notas en un pentagrama. Estas fotos muy sencillas logran hacer una taxonomía urbana muy a tono con nuestra época.

La foto de Tamara Clavijo “Salto de amor” es una experimentación con cierta intimidad donde el espacio cotidiano e íntimo se expone de manera lúdica. Una lámpara y la luz que proyecta sirve de escenario a un personaje que salta al vacío. El personaje lleva un ramo de flores. Un dispositivo sencillo que logra realizar un imagen muy agradable y llena de poesía. “Trapitos al sol” obra de Adriana Ortega Rolón, está llena de mucho humor y literalidad: las cuerdas del alumbrado sirven para “colgar” una serie de prendas, que se secan al sol frente a un cielo azul. Estas prendas que son dibujadas sobre la fotografía juegan con la ruptura entre lo íntimo y lo privado (las prendas) y lo público (las cuerdas del alumbrado). De esta manera vemos como una frase se convierte en el detonante una idea plástica.

Oscar Schoonewolff Romero, quien además es poeta, realizó una obra titulada “Frutero de noche” en la cual vemos un juego compositivo de una máquina donde la circularidad hace pensar en la redondez de algunas frutas. Esta que tiene varias calidades plásticas logra mostrarnos una fotografía experimental donde la psicodelia parece tomar forma. Flor Alba Peña en su obra “La lección de los Hinmenopteros” logra realizar un fotografía digna de los estudios científicos de los biólogos.

El tercer premio fue otorgado a la obra “Don” de Hernando Cruz donde una figura emerge del negro del fondo. El tratamiento técnico es impecable y el retratado es uno de los protagonistas de El Padrino. Cruz en este momento está realizando una obra de contenido social de denuncia donde se crítica la violencia política que ha padecido esta región del país. El segundo premio  fue otorgado a “Agujero negro” de María Belén Hernández donde se retrata un paisaje tomado de la oxidación de ciertos materiales y objetos. La factura técnica es impecable. Y Finalmente el primer premio otorgado a la obra “Neo-Inquisición” del Colectivo Insumisión  conformado por Jhonatan Gorrin y Hadrys Morales. Esta obra merece una particular mención pues logra abrir un espacio de reflexión con un tema de actualidad: el conservadurismo religioso frente a la apertura sexual. Un joven desnudo abraza su cuerpo con un brazo y con el otro sostiene un crucifijo que oculta su sexo. Esta obra no solo temáticamente sino formalmente fue la mejor del salón tal como confirmaron los otros dos jurados: Florencia Alvarado y José Orlando Salgado, expertos en fotografía.

Algo pasa en las regiones y más aún en esta parte del país punto de cercanía con la vecina República de Venezuela.

Ricardo Arcos-Palma.
Bogotá 16 de julio del 2013.

*Una versión más resumida de este texto se publicará en el periódico ARTERIA.


martes, julio 09, 2013

Vistazo Crítico 116: ¿MOCKUS ARTISTA? O LAS TENSIONES ENTRE LA POLÍTICA Y EL ARTE.


¿MOCKUS ARTISTA? O LAS TENSIONES ENTRE LA POLÍTICA Y EL ARTE



Varios han insistido en mostrar a Antanas Mockus como a un verdadero artista, cosa que no comparto en absoluto; a él se le recordará entre otras cosas, por haber roto con un cierta forma de hacer política en el país, donde el clientelismo y la corrupción estuvieron lejos de su gestión como Alcalde. Aunque la venta (regalo) de la Empresa de Acueducto de Bogotá se le otorgará a este matemático, filósofo e improvisado político y a su compinche el profesor Paul Bromberg, que lo remplazó cuando él renuncia a su primera administración en busca de la presidencia de la República, que no logró obtener. Con tal venta de una de las empresas más rentables de Bogotá,  hoy nosotros sus habitantes pagamos por uno de los servicios más costoso del continente y quizá del mundo, sobre todo en un país donde el agua abunda. En esos años, frente a los recortes de agua a los que sometió a los bogotanos, él decidió quitarse el problema de encima vendiendo una de las pocas empresas  públicas aún rentables, hecho que luego daría paso a la famosa Aguas Kapital de los Nule. Todos saben, pero nadie quiere recordar, quienes iniciaron el Carrusel de contrataciones en el Distrito Capital (los hermanos Nule): Ellos  que están apunto de ser liberados por prescripción de cargos, comenzaron sus negocios con el Distrito Capital y con la Nación durante esta época. Y hoy nuestro procurador (Inquisidor) ahí si no dice nada de nada. Todo esto es posible en este el país del Sagrado Corazón de Jesús godo por naturaleza. Y cuando a Mockus se le interrogaba sobre el asunto moral y ético de la venta de votos, al mismo tiempo que el Alcade Moreno estaba comprometido por los negocios sucios con los Nule, él ex-alcalde en una astuta salida cantinflezca respondía así


Pero bueno no todo fue malo en sus dos periodos de Alcalde: la hora zanahoria redujo en gran medida el índice de criminalidad en la ciudad. Su política de cultura ciudadana, le abrió una puerta al mundo como un modelo de Alcalde capaz de gestionar y administrar una ciudad tan difícil y compleja como Bogotá: mimos enseñando cruzar las calles, personajes vestidos de cebras y otras cantidad de ingeniosas “payasadas” (como las tildaban otros políticos), entre otras cosas, como maquillar la ciudad ocultando la pobreza, y enviando a los pordioseros y mendigos a los municipios aledaños de Bogotá. Se le recordará también por sus excentricidades, como cuando decidió casarse en una carpa de Circo, con elefantes, tigres y todo, le hicieron el político más popular del país y fuera de él.

Su prestigio llegó tan lejos, que por ejemplo la Universidad Paris VIII le otorgó un Honoris Causa junto al filósofo afroamericano Cornel West en el 2004. Lo que realmente me conmovió en esa ceremonia que por cosas del destino pude presenciar, fue cuando él afirmaba que si Platón habría aceptado que él fue un esclavo, la historia de la filosofía hubiese sido otra. Esto Mockus lo decía con las lágrimas en los ojos. Mis colegas franceses veían en Mockus la encarnación soñada del filósofo en cité, gobernándola: el sueño de toda una generación que había visto fracasar su sueño de mayo del 68. Pero lo que nunca supieron fue que Mockus era la punta del iceberg de las políticas neoliberales que sumergieron al país en una profunda crisis financiera en los sectores públicos.

Los expertos han afirmado que el fracaso de Mockus como político fue el haberse creído el cuento que en verdad él era un buen político, que podía cambiar el rumbo de este complejo país a punta seguir apuntalando su proyecto de cultura ciudadana. El haber dejado su Alcaldía para catapultarse a la candidatura de la presidencia de Colombia, fue el error más grande que pudo haber cometido. Su desconocimiento del país era tan grande que en su proyecto político seguía insistiendo en la Cultura Ciudadana, como única alternativa, olvidando por completo que nuestro país en su mayoría rural y donde se concentran la pobreza y el conflicto armado político, este no tenía asidero, tal como se lo dije públicamente en un mitin que él y su equipo de campaña habían organizado en la Maison de l’Amérique Latine en París. 

Sus posteriores cambios de dirección de partidos políticos (visionarios, indígenas, verdes), lo acabaron de sepultar. Aún recordamos cuando le hizo ponerse barbas postizas a todos sus más cercanos seguidores en un desesperado acto de salvar su imagen política que terminó por empañarse cuando hizo alianza con dos ex-alcaldes (Garzón y Peñaloza) en ese remedo de partido de los  verdes, donde de verdes no tenía sino la camiseta. Aunque fue el único que pudo carear a Santos en su carrera frente a la presidencia, cuando todos esperaban un discurso lúcido de este gran personaje: nada un estribillo simplón como si estuviera en un programa de variedades nos dejó a los que creímos una vez más que esto podía cambiar de un vez por todas. Pero no: Mockus no fue, el hombre político que todos esperábamos, ni mucho menos el artista que algunos han querido construir.


Pero ¿cómo este hombre saltó a la arena política? Recuerdo que en 1993 con un grupo de amigos en nuestra época de estudiantes de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia: Cristina Colimón, Sigrid Faya, Oscar Virguëz, Mario Garcés, Marcel (¿?), Samir (¿?), Mauricio Carrasquilla, José Orlando Salgado, Pablo Acosta Lemus entre otros de arquitectura y diseño, decidimos seguir los pasos de nuestros  camaradas de sociología que habían creado el I Encuentro Latinoamericano de Estudiantes de Sociología ELES, que aún existe. Más modestos, nosotros decidimos hacer un encuentro nacional de estudiantes de artes que llamamos ARTAS ARTES. Tal encuentro pretendía reunir todas las artes en un solo escenario: danza, cine, arquitectura, diseños, teatro, música, plástica y literatura. Algo ambicioso pero “por qué mezclar todas las artes en un popurrí” (nos insistía Mockus en esa época en que fue rector) como para desanimarnos en hacer el encuentro. Nosotros insistíamos en que era una “necesidad histórica” y así logramos convencerlo de darnos su aval y apoyo para abrir el evento en el auditorio León de Greiff ante un lleno total de estudiantes que venían de todas partes del país y por supuesto de la sede anfitriona.

Protocolo obliga: en la agenda estaban las palabras del señor Rector Antanas Mockus, que venían luego de mis palabras de bienvenida que titulé "Desde que somos palabra en diálogo" evocando a Hölderlin; el discurso dirigido a todos nuestros compañeros fue premonitorio, pues sucedió todo lo contrario pues no hubo diálogo posible con la presencia del malquerido rector. Acto seguido el rector fue despojado de la palabra. La silbatina fue tal, que Mockus no pudo pronunciar una sola de sus palabras protocolarias. Terminó enfureciéndose y con paso determinado se dirigió al público desajustando la correa que sostenía su pantalón, y dándose la vuelta realiza un venia en dirección de la mesa organizadora que estaba en el escenario y dejando al descubierto su culo de burócrata. El silencio fue corto pero sepulcral. Luego los ánimos se caldearon y el linchamiento era seguro si no hubiera sido por nuestro compañero Mauricio Carrasquilla, quien logró calmar los ánimos, pues él era muy respetado por la comunidad estudiantil.

Esa misma tarde los medios ya rondaban como chulos, el auditorio buscando imágenes. En esa época no había teléfonos celulares, ni tampoco cámaras digitales; pero si cámaras de vídeo. Y un estudiante de la Universidad de Antioquia que había filmado el inusitado hecho decidió ignorar nuestras recomendaciones de que "la ropa sucia se lava en casa" y vendió la cinta por unos cuantos miles de pesos a una cadena de televisión. Y fue así como esa misma noche el Rector fue mostrado como un criminal y como el peor de los peores. Pero en este país acostumbrado a ver y llorar con las telenovelas, se conmovió con las lágrimas de Mockus quien pidió perdón por su hecho. Y bueno esto lo hizo toda una figura pública y de inmediato le hicieron una propuesta, los desmovilizados y amnistiados del M-19, para hacer parte de su futuro partido político. Pero esto no le llamó la atención a Mockus, quien nunca fue de izquierda, pero si lo inspiró para lanzarse a la política solito o acompañados de gentes de centro-derecha. 

Algunas cosas que nadie se ha preguntado es por ejemplo esta: ¿por qué razón a Mockus no se le permitió hablar en el auditorio León de Greiff en ese evento organizado por estudiantes? ¿Por qué ese personaje tan odiado por buena parte de la comunidad universitaria fue luego catapultado como una figura política y luego hasta tildado de artista? Un estudio serio de orden sociológico debería mostrar como varios políticos y artistas se han inspirado de este personaje. Veamos algunas pildoritas para la memoria y quizá contribuir de una u otra forma a ese estudio: 

Antanas Mockus, como la gran mayoría de los rectores de la Universidad Nacional de Colombia, son puestos a dedo por el Presidente de la República: y en esos años el presidente de la República era César Gaviria hoy gran impulsor y coleccionista de arte contemporáneo. El Gobierno de César Gaviria (1990-1994), que llega luego del asesinato de Luis Carlos Galán por las manos criminales de los narcos, abre la puerta al neo-liberalismo en Colombia. El ministro de Comercio Exterior del gabinete presidencial era nada menos ni nada más que nuestro actual Presidente Juan Manuel Santos. Estas leyes neo-liberales afectaron la economía nacional entre ellas la educación pública que desde entonces comienza a autofinanciarse frente al recorte presupuestal por parte del Estado. Antanas Mockus era el representante oficial del neo-liberalismo en la políticas educativas del país y la Universidad Nacional de Colombia fue su laboratorio. 

Aun recuerdo que siendo estudiante, por la época en que "nuestro querido" Rector Mockus decidió mostrarnos el culo a cientos de estudiantes, luego de habernos enviado un comunicado donde nos “invitaba” a seguir pagando la matrícula que veníamos pagando, o escoger entre dos recibos más donde la matricula venía incrementada. Por supuesto este gesto “democrático” terminó imponiéndose a los nuevos estudiantes que ingresaban a la universidad. Es decir a los reclamos de los estudiantes él terminó afirmando lo que pensaba: "mi importa un culo" lo que ustedes piensen. Así lo de-mostró: blanco y languido como culito de moja.




Son ya veinte años de este suceso y aún hoy nos seguimos preguntando como este personaje, artífice de la privatización de la educación pública (la MANE debería tomar nota atenta de esto), al menos en la Universidad Nacional, logró llegar a Alcalde y por poco lo tenemos como presidente. Y ahora algunos pregonan a los cuatro vientos, su lado artístico como para canonizarlo para siempre (ahora que ya tenemos Santa canonizada en Colombia), como el top de los top ahora que estas listas están de moda. ¿será que pronto veremos "sus obras" en una prestigiosa galería de la capital? Sin duda un curador imaginativo hará de este personaje un gran artista. Bueno amanecerá y veremos.

Sin duda alguna Antanas Mockus ha servido de inspiración para muchos políticos y algunos artistas, quienes han encontrado en él la figura ideal de cómo se relacionan la política y el arte, relación esta lejana de la verdadera relación entre arte y política. Al ser creado por el poder neoliberal como un bufón y payaso de la corte, los medios de comunicación en alianza con sectores más recalcitrantes de la sociedad colombiana, han demostrado que la política es una verdadera comedia que en ocasiones se torna en tragedia. 

Ricardo Arcos-Palma.

Cartagena de Indias, 09 de julio del 2013.

post-scriptum: diciembre 11 del 2013:



Mockus bufón 

Lo que hacía falta: el ex-alcade Antanas Mockus, quien se sigue creyendo artista, realizó anoche en uno de los noticieros del establecimiento CM&, una lamentable declaratoria: no solamente está de acuerdo con la destitución del Alcalde Gustavo Petro, sino que él siendo Procurador, hubiese dictaminado la misma sentencia. Este político creado por el poder neoliberal y medios de comunicación en los años noventa, para ser el payaso y bufón de la corte y que de una u otra manera, bajo la bandera de centrodemocrático, ha pretendido hacerle competencia a la izquierda democrática desde entonces robándole adeptos, anoche ha mostrado su verdadera cara. 
Como cuando de la manera más descarada (y aquí no hay ningún juicio moral) decidió decirle a cientos de estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia, siendo Rector, "me les cago en la cara", bajándose los pantalones por allá en el año 1993; Dicha reforma educativa que iba de la mano de las leyes neoliberales de César Gaviria, ha sumergido a una de las principales universidades del país en una profunda crisis de la cual aún no salimos. 
¿Como olvidar que este señor,  siendo alcalde fue uno de los artífices de la venta de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, a los hermanos Nule y su empresa Aguas Kapital, hoy procesados por fraude dentro del llamado Carrusel de la contratación que el mismo Petro denunció en su momento antes de ser elegido Alcalde? Este negocio fue la puerta abierta al negocio de las basuras. No es de extrañar que este bufón salga hoy a decir semejantes estupideces. 
El mundo universitario del cual hago parte, conoce muy bien a este personaje. No hay duda que este monstruo de la política, fue creado en un oscuro laboratorio neoliberal, para hacerle frente a la izquierda democrática, en esos años en que esta estaba cobrando fuerza en el país. Sus payasadas, sus intentos de jugar con la política creando y saltando con partidos políticos como quien juega con una pelota, es muestra de esta estrategia nefasta que ha dado resultado.

Pero pese a toda la manipulación mediática, el apoyo popular a Petro sigue adelante. Pese a las bombas puestas por la ultraderecha anoche, el apoyo popular sigue adelante. A compartir sin moderación. Solo contra-informando lograremos generar opinión. Esto es un derecho ciudadano frente a la manipulación de los medios. 


Vistazo Crítico 145: John Nomesqui: naturaleza, tejidos y reciclaje.

JOHN NOMESQUI: NATURALEZA: TEJIDOS Y RECICLAJE.   En estos tiempos hablar de Arte y Naturaleza se ha convertido en un lugar común...