domingo, marzo 12, 2006

Tres Tercios / Taller






Hemos dicho en varias ocasiones que el taller como espacio necesario para la creación artística parece, en esta época de la era post, estar destinado a desaparecer. Sin embargo, aún persisten posiciones que logran establecer espacios de creación contemporánea como el localizado en la calle 45 con carrera 21, en la zona del barrio Palermo, no lejos de Chapinero y el Park Way. Se trata del Taller Tres Tercios, donde Dario Fernando Ramírez, Oscar Danilo Vargas y Miler Lagos - artistas egresados de la Universidad Nacional -, han establecido su refugio artístico. El taller es un apartamento de un segundo piso, adaptado para el trabajo artístico: los lugares comunes de habitación se han transformado en espacios de reflexión y ejecución artística.


Miler Lagos


Al atravesar la puerta, nos topamos con el espacio donde Miler ha dispuesto sus obras: fotografías de sus intervenciones urbanas: con sus parasoles, sus monumentos entre otras y una de sus columnas de falso mármol que parece sostener el techo, mientras el artistas nos muestra generosamente las obras plasmadas en catálogos de sus más recientes exposiciones. El nos habla de su exposición en la Cámara de Comercio de Bogotá, donde con gran ironía, él ha realizado varios globos-bombas, llenas, no de helio, sino por el contrario de cemento. Con esta obra que participó en un salón patrocinado por una marca de cigarillos multinacional, él intentó cuestionar el papel de estas intervenciones económicas en el plano artístico y en el plano de la salud colectiva. Nada más contradictorio que un globo lleno de cemento, como esos pulmones de cantidad de fumadores que no estan llenos de oxígeno sino del nefasto residuo de los cigarrillos.

Oscar Danilo Vargas


Luego, mientras el artista prosigue con su trabajo, en el lugar donde se “cocinan” los materiales, entramos al espacio de Oscar Danilo, quien está ocupado en uno de sus aparatos agigantados. Rodeado de sus pinturas donde las escalas humanas se ven reducidas al mínimo dentro la inmensidad de planos de color, el artista me habla de su obra y de la importancia de poder crear vínculos con otros artistas, como sucedió con artistas suramericanos en Ecuador hace algunos años. Algo que caracteriza su trabajo es precisamente los contrastres: los objetos pequeños él los magnifica engrandeciendo su escala y lo que es grande en sí como la presencai humana la reduce al mínimo en sus grandes telas.


Dario Ramirez


Mientras hablamos y vemos su trabajo, llega Dario. Inmediatamente ingresamos en su espacio para ver sus trabajos sobre billetes de cien pesos. Dario es un dibujante bastante riguroso que ha llevado el dibujo al corte del papel en este caso del papel moneda. Mapas de Colombia, siluetas que desdibujan los motivos del papel moneda comviertiéndole en algo más que un sólo soporte, donde en verdad existe una fusión entre el motivo y el material. Me muestra sus proyectos listos a ser expuestos pronto mientras en torno a un café nos reunimos los cuatro a hablar de arte, como sucede con frecuencia en ese espacio, abierto a las ideas y a los intercambios.

En este espacio sucede algo, y ese algo es exactamente el arte. Pues el arte sucede y para que suceda se necesita una habitación, de parte de los artistas (con sus respectivos hábitos), de los procesos artísticos y naturalmente de las obras. Tres Tercios / Taller, un espacio que dará mucho de qué hablar en el contexto del arte capitalino.

Ricardo Arcos-Palma
12 de marzo del 2006.

Vistazo Crítico 144: Estefanía García Pineda y Cerro Matoso.

LATITUD CERRO MATOSO Hacia una geografía corporal del conflicto " Yo viajo para conocer mi propia geografía ".  P...