jueves, agosto 14, 2008

Vistazo Crítico 55: René Peña.



RENÉ PEÑA: BLACK ALBUM.

Ayer se inauguró la sexta versión de Fotología con la exposición del artista invitado, el cubano René Peña. Su obra expuesta en la sala principal de la galeria SantaFe y en la sala alterna del Planetario Distrital de Bogotá, es un recorrido por el cuerpo y una exaltación de la fotografia en blanco y negro. El negro y el blanco, en estas imágenes logran crear un cierto misterio. Los cuerpos de individuos afros, en ocasiones del mismo René Peña, acentuan la sensualidad y un cierto homoerotismo a la manera de Mapplethorpe. Cuerpos desnudos que exponen sus pectorales, sus espaldas, sus piernas y nalgas exaltando la belleza masculina. Un cuchillo que remplaza el falo, un calsón blanco que contrasta con el cuerpo del modelo, quien en ocasiones se le ve sentado en unos huevos, tan blancos como la leche. Quizá esta coincidencia, nos hace pensar en un dejá vu (ya visto), lo que podría restarle algo de interés a la muestra.




Sin embargo, existen fotografías bastante interesantes que vale la pena resaltar: Los primeros planos del cuerpo: un ombligo, que parece devenir una verdadera perforación, acentuando el erotismo, las líneas de la mano y las venas, que semejan cadenas de caminos y cadenas de montañas, los dedos... entre otras partes del cuerpo agrandadas al extremo, y que nos hacen olvidar por un instante que son parte de un cuerpo humano; estas imágenes se acercan a una cierta geografía anatómica, como insistiendo que el cuerpo es ante todo un territorio, permitiéndonos pensar de una manera diferente ese "enigma de carne y hueso", por emplear la frase de Antonin Artaud al referirse al cuerpo. En este sentido la obra de Peña es una verdadera revelación, pues expone a la luz la belleza de esos cuerpos, llenos de historia y acallados por ella misma, silenciados a las sombras de la intolerancia.




Quizá la parte más interesante de la exposición es la que se encuentra en la sala alterna. La fotografía en esta ocasión se confronta con el objeto. Un muñeco que es fotografiado a los ojos. Esa imagen es ampliada y se expone frente al muñeco. Algo similar sucede con un souvenir de Francia, donde vemos la torre Eiffel que ha sido fotografiada en uno de sus puntos de apoyo. O el patito de caucho, de esos que utilizamos en las tinas de baño, confrotado con su imagen ampliada. La Torre de Pisa en miniatura desaparece por completo al ser fotografiada. Los objetos estan encerrados en urnas de cristal, como insistiendo en el carácter expositivo de la obra. ¿Qué se expone? ¿El objeto, la mirada... la fotografía?

La fotografía en este caso parece devenir puro objeto, cosa en si, por la estrecha comunicación que se establece entre ellos al intervenir nuestra mirada. La imagen fotográfica se deshace en el objeto y este a su vez en la imagen en una íntima relación dialectica. Nuestra mirada entonces contribuye a esta relación perdiéndose en la contemplación del objeto fotografiado. En suma la obra de René Peña, abre este evento de Fotología de una manera aceptable y discreta, aunque tratandose de un artista invitado hubiesemos esperado más. Fallas de la curaduría.

Ricardo Arcos-Palma
Bogotá 1 de agosto del 2008.

post scriptum
En una charla informal que tuvimos con el artista en un bar de la capital bogotana, pude aclarar ciertas ideas sobre su obra que expongo ahora a los lectores de Vistazos Críticos. La serie que interroga a los objetos y los confronta con su propia imagen, surge de una reflexión de René Peña bastante interesante: el mundo en el que vivimos está rodeado de basura, de objetos sin ningun valor real, que termina contaminando nuestro entorno. Frente a esta reflexión los objetos y las fotos de René Peña, nos permiten adentrarnos en el mundo de lo kitsch, de lo autenticamente falso y reproducido en serie, en alguna fábrica China, o hecha por obreros chinos mal pagados en cualquier taller clandestino del primer mundo. En este sentido, este artista cubano, no hace una apología a lo kitsch como podría suceder con varios artistas contemporáneos. Por el contrario asume una posición crítica frente este. Creo que en este sentido, su obra cobra otras dimensiones frente a la mirada del espectador que se encuentra sin lugar a dudas frente a una serie -en proceso-, contundente y crítica del entorno en el que vivimos.

Vistazo Crítico 144: Estefanía García Pineda y Cerro Matoso.

LATITUD CERRO MATOSO Hacia una geografía corporal del conflicto " Yo viajo para conocer mi propia geografía ".  P...