viernes, julio 14, 2000

Vistazo Crítico 2: Santiago Echeverri.



Santiago Echeverri: reflexiones y espéculo.


En el anterior vistazo crítico, vimos como en los años noventa, surgió el performance como medio corriente de expresión, en las diferentes escuelas de arte del país. Algo similar sucedió con los medios audiovisuales. La video-instalación - más que el propio videoarte -, se transformaron rápidamente en un medio idóneo para hacer o intentar hacer obra. Una generación de artistas colombianos surge entonces, siguiendo los pasos de los los pioneros, Bill Viola, Julia Hertz y Dan Graham entre otros. Entre ellos podemos destacar a José Alejandro Restrepo, Clemencia Echeverri y Gilles Charalambus. Por estos días, la Alianza Colombo-Francesa del centro de Bogotá, nos muestra la exposición Espéculo, del joven artista Santiago Echeverri.

La video-instalación Espéculo, la podemos fragmentar o dividir en cuatro partes para realizar una lectura coherente. La primera compuesta por vídeo y fotografía, hace énfasis a una serie de diálogos entre hombres en diferentes situaciones y lugares, como cuando MG -el "protagonista"-, se deja afeitar el cráneo por otro. La relación homosexual se convierte en el imaginario de Echeverri, un pre-texto para desarrollar su obra. Alrededor del vídeo, se extiende una serie de fotografías en blanco y negro de MG, muy bien logradas que nos ayudan a configurar un retrato del personaje.

En un término intermedio de la video-instalación, experimentamos dos fragmentos que hacen referencia a momentos álgidos de nuestra realidad nacional. El primero: "Prensa, no disparen....!", es un juego de imágenes a manera de caleidoscopio. Tres espejos confrontados a manera de columna, encierran una imagen de video que apenas se logra vislumbrar. Lo que si es evidente es la frase que se repite una y otra vez: "Prensa...No disparen!". La imagen es tomada de los medios de información nacional. El segundo: "Reflejos", es a mi juicio el eje central de toda la instalación. En este fragmento, vemos y, nos vemos reflejados en dos instantes: cuando nos enfrentamos a nuestra propia imagen reflejada en el espejo y, cuando vemos nuestra imagen en una pantalla de televión gracias a un circuito cerrado de televisión. Al mismo tiempo, vemos sucederse una serie de imágenes -tomadas también de los noticieros -, que hacen referencia al atentado terrorista de comienzos de año, al norte de la capital. El artista nos introduce en un momento de extremo dramatismo, apoyado no sólo en el excelente dispositivo técnico, sino en un texto que nos narra el momento del atentado. La palabra reflexión cobra la fuerza de su doble significado, pese a que - como lo afirma el propio artista -, en inglés es más fuerte.

El cuarto fragmento, lleno de mucho humor, es una buena composición audiovisual, en la que el propio Echeverri se con-funde, se mimetiza con "una" cantante que entona la conocida canción lover man.

Es indudable que el trabajo de Echeverri está aún en desarrollo, sin embargo es un trabajo sólido y bien estructurado formal y conceptualmente. Además transciende la frontera del arte por el arte, hecho poco corriente en nuestro medio. La violencia que padece el país, la indiferencia y en ocasiones la intolerancia a la diferencia - en este caso político-sexual -, son dos ejes centrales de la obra de Echeverri. Es inevitable encontrar referencias a Dan Graham y Julia Hertz, sobre todo en el fragmento reflejos. Pero las referencias, inevitables en arte, transcienden las citas, cuando se asumen como una interpretación o una verdadera reflexión como en este caso.

Ricardo Arcos-Palma, 
Bogotá julio 14 del 2000.

No hay comentarios.:

Vistazo Crítico 147: Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común-FARC

FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN-FARC ¿Cierre de opciones o afirmación de su lucha  en el escenario democrático? Los m...