sábado, enero 19, 2008

Vistazo Crítico Transversal 18




Michaux denigró al Ecuador.

Por Rocío Durán-Barba.
(París-Ginebra)

Ha empezado 2008. Y, lo ha hecho, con esa cierta esperanza que suele despertar el inicio de un año. Esta mañana me disponía a escribir algo con ese ánimo, pero me encontré con una noticia más bien sorprendente.

En la ciudad ecuatoriana de Guayaquil se ha organizado un evento, para este mes de enero, en torno a un señor que odió al Ecuador y lo denigró. Se trata de una «exposición documental» que propone un acercamiento para admirar la vida y obra de Henri Michaux, acompañada de 24 afiches.

Michaux escribió Ecuador, después de visitar el país acompañado del poeta Alfredo Gangotena. En el curso del viaje, redactó unas crónicas que fueron publicadas en la Nouvelle Revue Française, en París, causando escándalo. Escándalo por sus conceptos descarnados sobre el país que descubría, sus paisajes y habitantes... Su estilo hiriente llamó la atención. Logró derribar el sueño de viajar al horizonte latinoamericano, tan ambicionado entonces. Y, al volver a París, editó Ecuador, diario de viaje completando sus comentarios. Este libro destruyó la imagen del Ecuador y de los ecuatorianos. –La crítica internacional es unánime al respecto: si bien se reconoce su valor literario, se señala que «fue muy hiriente para los ecuatorianos», «denigró al Ecuador»...

El tema me hincó durante mucho tiempo, durante el cual me dediqué a almacenar información y estudiarlo, ya que Ecuador es muy difundido. Cuenta con múltiples ediciones, y es la mayor referencia internacional del país. Ha sido traducido a varias lenguas y, hace pocos años, al inglés, con lo cual consiguió circulación mundial. Esto me llevó a escribir Ecuador el velo se levanta, en cuyas páginas Michaux vuelve a la vida. Es una novela divertida, en la que una ecuatoriana va enloqueciendo presa del delirio de defender la imagen de su patria y compatriotas; lleva nuestro humor y, ante todo, un mensaje de hermandad y optimismo. El libro reivindica la belleza de mi país; pero, además, da a conocer el texto de Michaux: sus conceptos peyorativos y descripciones denegridas que nos dedicó. Esta es, en realidad, una de las ambiciones del libro: llevar al dominio público lo que fue capaz de escribir este autor sobre el Ecuador y los ecuatorianos –ya que cuando se editó en francés sólo llegó al reducido círculo que hablaba la lengua gala, dejándolo paralizado–. Personalmente, me resulta incomprensible se le haya rendido y se continúe rindiéndole homenaje en nuestro suelo.

www.rocioduranbarba.com

7 comentarios:

Anónimo dijo...

No conozco nada de la "escritora" ecuatoriana, pero su texto sobre Michaux me deja serias dudas sobre la seriedad de su trabajo. Me pregunto si se tomó la molestia de leer en verdad a Henri Michaux. Qué desfachatez.

José Peña

Anónimo dijo...

Pensaba responderle, señora Duran-Barba, que aunque la literatura y la diplomacia se tocan en algunos puntos, la primera no está subordinada a la segunda. Que en "Ecuador" Michaux está jugando en otro tablero, hay suficientes indicios en el texto para no tomarlo como una diatriba contra un país (y su gente). Que la NRF no es una revista de turismo ni un boletín del ministerio de relaciones exteriores. Que no existe la mas mínima posibilidad de que el texto le de una mala imagen al Ecuador porque el lector capaz de una lectura tan simplista no se tomaría la molestia de abrir el libro (especialmente cuando el título es tan poco sensacionalista).

Pero usted, que además es escritora, fue capaz. Lo que derrumba toda mi argumentación.

Cordialmente
Ernesto Camacho

rocio dijo...

Sr. Peña:
Le invito a “conocer algo” sobre mí. Sírvase visitar mi página web www.rocioduranbarba.com para que tenga una idea de mi recorrido.
Por lo que toca al escritor Michaux, le he dedicado más de quince años de mi vida, en los que he recogido testimonios y documentación. Conozco su obra, y su libro Ecuador palabra por palabra. Si usted es ecuatoriano, no creo que este tipo de párrafos le dejen indiferente:
«El Ecuador es pobre y pelado.
¡Con jorobas! y la tierra color de magulladura
O negra como la trufa.
Los caminos menguados, bordeados de plumeros.
Arriba el cielo es fangoso...»
(Traducción discutida y revisada con Claude Couffon. ¿Conoce este nombre o tampoco tiene idea de quién se trata?)

Siomara España dijo...

Rocío Durán-Barba ha querido develar esa farsa que se envuelve dentro de otro libro también llamado Ecuador, (del belga de nacimiento y francés por nacionalización Henry Michaux) las inconmensurables laceraciones, vejaciones, y peyorativas descripciones que Michaux hace acerca del Ecuador son combatidas y repudiadas por la pluma de Rocío Durán – Barba, este hombre hirió casi - casi hasta la muerte a nuestra patria ya que por muchos años el Ecuador fue visto solo a través de los ojos de las ”notas de viaje” y el posterior libro que de ello hiciera Michaux.

Estoy casi segura que el contenido de este libro no lo conoce la mayoría de los ecuatorianos ni saben del daño que le ocasionó a nuestra tierra, ya que quienes conocieron Ecuador a través de su obra, no tuvieron nunca deseos de visitar a "tan nefasto lugar" como lo describía este autor.
Michaux fue invitado por el poeta Alfredo Gangotena -quien vivía en París – a conocer su hermosa patria en el año 1927, y él “agradeció” las atenciones del poeta, la hospitalidad de su familia, y la amabilidad de los ecuatorianos, con un libro lacerante, despectivo y oscuro. Así se refiere Michaux a nuestro país en su libro: “Te saludo, pese a todo, país maldito, Ecuador. Pero eres salvaje a mas no poder, región de Huigra, negra, negra, negra, provincia del Chimborazo, alta, alta, alta los habitantes de los altiplanos, numerosos, severos, extraños...”
Otra referencia:

“El Ecuador es pelado… el Ecuador es negro como la Trufa …Quito es la misma asfixia … …el cielo es fangoso …de 1´000.000 de espectáculos hay 999.000 mal hechos”

Roció Durán-Barba enfrenta una vez más al autor y su “obra”, ya lo hizo en su libro, (necesario de leer) y ahora en este artículo que debería servirnos para despertar ese sentimiento de nacionalidad que tanta falta nos hace, antes que andar defendiendo y sobrevalorando lo foráneo que a veces ni siquiera conocemos pero aún así defendemos.

Siomara España

Eduardo D. dijo...

Ni en estos tiempos, ni en ninguna otra epoca, se puede admitir juicios subjetivos provocadores, denigrantes e insultantes bajo ningun motivo. Si se ataca, como hizo ciertamente Michaux, se genera odio, antipatia y disgusto, razon por la cual su grosera obra no puede tratarse como si de un libro culto estuviesemos hablando. Me da gusto que al fin, luego de tantos anios, alguien responda a esa basura literaria con gracia, tacto y firmeza, sin dejar pasar estas aberraciones de la escritura mundial. Felicito a Rocio Duran-Barba por su valentia y me alegra comprobar una vez mas que la ofensa se puede aplacar sin tener que recurrir a la violencia. Gracias,

Anónimo dijo...

No hay duda de que el libro de Michaux fue, por muchas décadas, la única referencia de los lectores franceses sobre Ecuador. Recuérdese en qué década fue publicado y se podrá dar cuenta fácilmente cuánto daño le hizo a la imagen de este país. La internet y la comunicación global no existían y recién en los últimos 25 años del siglo XX la gente tuvo masivamente acceso a información sobre el mundo. Aún hoy hay muchos que ignoran en dónde está el Ecuador y creen que queda en Africa. Con todo lo que Michaux dijo en ese libro sobre nuestro país, ¿cree sinceramente alguien que puede haber suscitado algo positivo?. No me cabe duda de que por màs de sesenta años a quienes lo leyeron no les habrá provocado conocer ni de lejos una tierra como la que pintó. Que en Francia sea considerado un ícono de la literatura no tiene nada que ver con que dañó al Ecuador.

Anónimo dijo...

La señora Durán Barba no puede ser calificada simplemente de escritora. El calificativo que más se ajusta a su estilo es escribidora, que como el Diccionario de la Academia define, es "mal escritor(a)".

Ello es obvio. No sólo del tipo de estilo que se gasta en sus múltiples obras - tan numerosas como faltas de sustancia - sino, por sobre todo, por la clase de argumentos que propone en el caso de Michaux.

Básicamente Durán Barba está utilizando a Michaux como pretexto para presentarse como la defensora del Ecuador. El meollo de la cuestión reside en que el Ecuador no necesita de tal defensa. Aún menos cuando la tal "defensa" viene de alguien que, claramente, no posee ninguna capacidad crítica o de investigación para desarrollar un argumento coherente.

Vistazo Crítico 147: Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común-FARC

FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN-FARC ¿Cierre de opciones o afirmación de su lucha  en el escenario democrático? Los m...